Cómo afecta el divorcio a los hijos

Padres divorciados

Una de las cosas más preocupantes cuando los padres deciden terminar una relación es el impacto de esta ruptura en sus hijos. ¿Qué les pasa a los niños? ¿Qué debemos hacer para que el divorcio afecte a nuestros hijos lo menos posible? En general, ¿Cómo afecta el divorcio a los hijos?

El divorcio o la separación no es algo agradable, ni es adecuado para nadie. Quiero decir, no hay forma de hacerlo sanamente, lo hacemos de la manera en que lo hacemos, y los niños siempre experimentarán cambios en la vida. La clave es que, dependiendo de cómo operemos, el impacto será mínimo o terrible.

En 2020, habrá más solicitudes de divorcio, separación y anulación de matrimonio.

La Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) ha visto un aumento en las consultas sobre el divorcio debido a la condición de alarma y confinamiento, y una reducción de pagos de manutención infantil debido a la pérdida de ingresos debido a la crisis causada por el Coronavirus.

Los expertos ya habían advertido que el período de confinamiento sería una prueba de fuego para muchas parejas. Incapaz de salir de la casa, juntos las 24 horas del día, y muchos de ellos con niños que necesitan atención, la cuarentena fue un desafío para muchos matrimonios. El miedo, la inseguridad y el estrés han ocasionado un escenario desfavorable, y la cantidad de asesoría legal sobre divorcios ha aumentado.

Sabemos según expertos, lo que ha afectado este confinamiento en general, pero ¿cómo afecta el divorcio a los hijos? Sigue leyendo para saber más.

efectos psicológicos confinamiento

Efectos psicológicos del confinamiento

El estado de alarma decretado por el gobierno debido a la expansión del coronavirus (COVID-19) nos sigue obligando a quedarnos en nuestras casas. Son muchas las personas que empiezan a sentir de forma acusada después de más de un mes de cuarentena los efectos psicológicos del confinamiento.

Cómo afecta a los niños

Para los niños que enfrentan un colapso familiar, el estrés del conflicto parental es el punto más estresante. En la última década, según el INE, el 76,6% de los divorcios en España fueron consensuales, mientras que el 23,4% restante fue controvertido. Para las separaciones, el 85,1% fueron consensuales y el 14,9% controvertido. Un divorcio en el que ambos padres estén de acuerdo no significa que todo salga bien o que todo se haga ideal para los niños, pero hay muchas más opciones que si lo hacemos sin siquiera hablar con nuestro ex.

No, una separación «amistosa» no es lo mismo que una que se produce pro la vía de lo contencioso. ¿El ideal? Una separación civilizada, meditada y abordada con respeto, una separación en el que ambos padres son capaces de dialogar, en el que ambos hacen acuerdos claros y explícitos sobre los niños.

Una separación en el que, en resumen, a pesar de que no funciona la pareja, continúa funcionando como un equipo para el cuidado y la educación de los niños. Y créanme, es posible, hay muchas parejas que hacen esto, por supuesto con dificultad.

Con respecto al impacto del divorcio en los niños, es imposible establecer reglas fijas porque hay muchas variables que determinarán el impacto. Sabemos que hay tres factores principales que afectan el impacto del divorcio o la separación de los padres en los hijos: el tipo de separación o divorcio, la edad y la personalidad del niño (y, por supuesto, las herramientas que tienen).

Teniendo una visión general de cómo afecta el divorcio a los hijos, profundicemos más en el tema en cuestión explicando cómo afecta el divorcio a los hijos según su edad.

Cómo el divorcio puede afectar a los niños, dependiendo de su edad

Bebés: los bebés son extremadamente receptivos (casi un espejo) al estado de ánimo de mamá y papá. Entonces, si estamos tensos, irritados o deprimidos, lo notarán y los afectará de la misma manera. Podemos ver que lloran más, que están irritables, que especialmente necesitan cercanía física (inseguridad), etc. Además, el hecho de que los adultos estemos estresados ​​puede provocar que las necesidades de estimulación y cuidado del bebé no se aborden adecuadamente, lo que puede afectar su correcto desarrollo.

Niños en edad escolar: no pueden entender lo que está sucediendo y, si la separación es complicada, pueden manifestar estrés, ansiedad y miedo. ¿Cómo se manifiestan? Volver a las primeras etapas de desarrollo que ya se han superado (orinar de nuevo en la cama, hablar infantilmente, rechazar algunas comidas, etc.), pesadillas, miedo a la oscuridad o irse a casa solo. Ya que muchos todavía no tienen conocimiento y manejo total de sus emociones. puede encontrar somatización, expresiones físicas de incomodidad como vómitos, dolor abdominal. En casos complicados, podemos ver que el niño es particularmente agresivo, así es como los niños tratan la depresión y la exteriorizan, no con tristeza como los adultos.

Adolescencia: los adolescentes a menudo acusan separaciones contradictorias. Podemos enfrentar depresión, problemas de comportamiento (criminal, uso de drogas), dificultad para construir vínculos afectivos (o relaciones afectivas ahora y en el mediano plazo), etc.

¿Qué podemos hacer los padres para evitar que el divorcio afecte a los niños?

Necesitamos comunicarnos muy bien con nuestros hijos y mantenerlos informados en todo momento sobre los pasos que vamos a tomar y, sobre todo, lo que les sucederá.

Puede que sea innecesario decirles cosas como «continuará viviendo en esta casa» por lo obvio, pero no es así para ellos. Los niños se sienten (y ciertamente lo son) muy inseguros sobre el cambio y comienzan imaginar escenarios terribles (es normal, están asustados e inseguros), por lo que tenemos que llenar esos vacíos con información veraz. Deje en claro que lo ama y que hay una separación entre usted y no con él. Dile que tu amor siempre estará ahí porque eres su padre o madre.

  • Evitar el conflicto.

Obviamente evitar o al menos reducir la carga del conflicto entre adultos.  Las exparejas y las nuevas si las hubiera, y ciertamente no involucrar a nuestros hijos en el conflicto de adultos.

  • No interferir en la relación con el otro.

En este contexto, otro punto importante para lograr el bienestar de los pequeños es no interferir en la relación con el otro padre (excepto en situaciones obvias como el abuso). No tenemos derecho a privarlo del amor, la cercanía y el aprendizaje que ofrece el otro. No importa cuán molestos seamos, no importa cuánto preferimos no volver a verlo. Tratar de hacer lo mejor para los pequeños debe ser un objetivo principal para nosotros los padres. Cuando las cosas se complican y vemos que nuestro hijo está pasando un mal momento, lo mejor que podemos hacer es contactar a un profesional que nos asesorará y ayudará para que el niño sufra lo menos posible.

La inteligencia emocional es una herramienta muy útil para que nuestros hijos reconozcan sus sentimientos y sean capaces de gestionarlos.

Últimas entradas

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×