La depresión, la pandemia paralela al Covid

depresion y covid

Que cada vez haya más casos de depresión es algo que esperábamos. Estar en medio de un suceso de tal magnitud como es la covid hace que en ocasiones nos podamos sentir desbordados por la incertidumbre en la que estamos inmersos. La depresión en el covid se convierte en un tema de relevancia.

El riesgo de padecer depresión aumenta considerablemente el riesgo de suicidio cuando este problema no está controlado. El hecho de encontrarnos en mitad de una pandemia hace que aumenten en los próximos meses una media de un 20% más los casos de depresión.

¿Por qué nos deprimimos más ahora con el covid?

Son muchas las causas por las que los síntomas depresivos están duplicándose. No vemos a nuestros seres queridos, y muchos de los nuestros se nos van. La incertidumbre y miedo al contagio, las propias restricciones que hace que salgamos menos, nos relacionemos menos. Tenemos menos contacto con nuestros seres queridos, y apenas conocemos gente nueva.

No acudimos tanto a reuniones ni eventos de ocio. Nos relacionamos menos hasta en el trabajo. No nos damos tantos abrazos, ni besos. No demostramos tanto cariño de forma física ¡claro que influye!

Pasamos más tiempo en nuestras casas, nos da menos el sol. Eso hace que tengamos más problemas familiares. La incertidumbre económica que asola el país (y el mundo), entre muchas otras muchas cuestiones.

¿Cómo podemos darnos cuenta de que alguien presenta síntomas depresivos?

Aunque la depresión es un estado general de incapacidad para disfrutar, no sólo se puede observar esto a través de una tristeza evidente. También podemos entender que alguien está deprimido a través de otros factores, como por ejemplo ver que la persona empieza a perder el interés hacia las cosas que solía hacer. Deja de involucrarse en actividades e intereses. No necesariamente la depresión se ve a través de la demostración de pena o tristeza, sino también de abatimiento, desinterés o desesperanza.

Hay otros signos que nos pueden alarmar a la hora de detectar que alguien pueda padecer depresión. En la situación que nos encontramos con la pandemia, la depresión por el covid se hace más visible aún, y esta se puede observar a través de muchas causas. Pérdida de apetito, pérdida de peso, insomnio, irritabilidad, grandes sentimientos de culpa, consumo de tóxicos, en los niños puede verse también a través de una mala conducta, etc.

En cuanto a personas mayores, es importante señalar una característica esencial. Estas suelen abandonar también sus actividades cotidianas, sus rutinas pueden hacerse más rígidas o perderse, y suelen presentar muchos síntomas a nivel somático: estreñimiento, cefaleas o pueden llegar a tener conductas regresivas como hacerse pis en la cama. Estos cuadros somáticos suelen suceder en personas que, ya sea por edad, cultura, o porque simplemente no tienen esa facilidad para hacerlo, expresan muy vagamente sus emociones.

¿Qué podemos hacer para prevenir la depresión en el covid?

  • Céntrate en aquellas cosas que sí dependen de ti
  • Mantén una rutina flexible de actividades, tanto sociales como personales. Esto es, debido a las innumerables restricciones y confinamientos de todas las clases a los que estamos expuestos, estaría bien tener ciertas actividades planteadas tanto en casa como fuera, que puedan ser adecuadas para realizar según el momento en el que nos encontramos. No podemos ir a eventos ni festivales multitudinarios, pero sí podemos ir de compras o a una terraza a sentarnos. Si en un momento dado se nos prohíbe o aconseja no ir a terrazas o tiendas, podemos hacer ejercicio al aire libre o leer libros. Podemos tener alguna plataforma de series o películas. Podemos comprarnos libros para dibujar, o manualidades. Investiga actividades que puedan ser de aliciente para ti, aunque no las hayas probado aún y estate preparado o preparada para esos momentos.
  • Confía en la progresión de la pandemia, todo pasa. Puedes leer qué cosas pasaron en anteriores brotes pandémicos o epidémicos en el mundo, y ver cómo se llegaron a resolver. Es cierto que estamos en una situación aparentemente nueva e incierta, pero también es bueno ver el camino recorrido y que probablemente estemos al final del proceso más difícil. Todo se acaba resolviendo, todo pasa. Confía en ello.
  • Habla, comunícate, exprésate. En un momento en el que no podemos siquiera darnos un abrazo con nuestros conocidos o casi ni ver a nuestra familia más lejana, es importante recordar que la comunicación es clave para nuestra salud mental, y podemos compensar esa falta afectiva con mayor contacto verbal, más palabras y  menos actos de afectividad.
  • Las noticias del covid en la televisión o medios de comunicación son masivas. Apaga la televisión. Deja de seguir tantas cuentas relacionadas con el covid. Infórmate únicamente de lo necesario, una vez al día o cada ciertos días.

Hay muchos factores que hace que acabemos por padecer depresión y más en estos momentos de pandemia por el covid. Recuerda que si sientes que sólo o sola no puedes, los profesionales de la salud mental nos encontramos siempre dispuestos a ayudarte.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×