Cómo superar el perfeccionismo

Como superar el perfeccionismo

¿Qué es el perfeccionismo?

En psicología llamamos perfeccionismo a esas conductas de control que tienen de base una creencia de querer alcanzar la perfección en todo lo que se hace o se involucra. No suele sólo encasillarse en un aspecto o contexto de la vida de una persona, sino que el perfeccionista lo es en todas sus facetas (pareja, familia, laboral, amistades, ocio, etc.) Aquí hablaremos de los aspectos más relevantes de la personalidad perfeccionista así como pautas para saber cómo superar el perfeccionismo.

Al perfeccionista también se le suele conocer como el “Síndrome del perfeccionista” o “Trastorno Anancástico de la personalidad” o también “Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad”. Aquí veremos más información sobre esto y técnicas para cómo superar el perfeccionismo.

¿Con qué aspectos identificamos a un perfeccionista?

  • Baja tolerancia a la frustración. Que también podemos percibirla como una gran intolerancia al fracaso, estas personas no ven el fracaso como una oportunidad de superación, sino que ven problemas donde nosotros podemos ver oportunidades.
  • Necesidad de aprobación. Por supuesto, esta tendencia autoexigente también la tienen para con el mundo y los demás. Consideran que todo tiene que estar bien, y como tal, tienen que ser aprobados por los demás.
  • Dificultad para delegar. Como es lógico, para saber cómo superar el perfeccionismo una de las cosas que tenemos que tener claras es que tendremos que aprender a delegar. Estas personas llegan a percibir tanta ansiedad e incomodidad por hacer las cosas bien, que prefieren hacerlas ellos para cerciorarse de que están bien hechas, por esto les cuesta delegar.
  • “Lo que hago no es suficientemente bueno”. Esta es una de las creencias que también suelen tener. ¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿Cuál es el fin de este proyecto o tarea? Probablemente nunca lo vean del todo bien.
  • “Para hacerlo mal, mejor no lo hago”. De base hay unos pensamientos dicotómicos. O algo está súper bien, o algo está muy mal. No hay intermedios, por lo que esa ansiedad que sienten si algo lo dejan “medio bien” para ellos es dejarlo mal.
  • “Siempre podemos hacerlo mejor”. Debido a las creencias anteriores, nunca están conformes con las cosas que hacen ellos mismos o los demás. Esto no permite que puedan disfrutar de las actividades que realizan, ya que en lugar de disfrutar del proceso, siempre están sufriendo por lo que aún queda por hacer.
  • “Hasta que no esté perfecto no voy a parar”. Esta conducta refuerza negativamente la idea de tener que hacerlo bien. Siguen haciendo hasta que, sin más, no les queda tiempo suficiente, pero casi nunca están conformes con lo que hacen.

¿Cómo superar el perfeccionismo?

Si leemos las creencias y supuestos anteriores, podemos hacernos una idea de por dónde intervenir con este problema.

  • Deja de hacer las cosas perfectas. Para tolerar la frustración de la no perfección, tienes que dejar las cosas a medias. Obviamente, lo que tú consideras “a medias” quizá no lo es para otras personas. ¿Qué puede ser esto? Dejar de revisar el trabajo tantísimas veces, hazlo un poco menos, involúcrate menos en las tareas que tengas que hacer…
  • Otra cuestión importante para cómo superar el perfeccionismo es aprender a delegar. Esto es, aunque sientas que tú pudieses hacerlo mejor, es mucho más oportuno que los demás aprendan a hacerlo por sus propios medios y que no te exijas tanto. A veces, pensamos que por hacer más y esforzarnos más, vamos a tener mejores resultados. Casi todos los que vienen a consulta es por el malestar y agotamiento de ese perfeccionismo. Hacer más no es siempre ser más productivo, llega un momento en que más es menos. Aprende a delegar o dejar las cosas a “medias”.
  • Gana conciencia de tus pensamientos polarizados o dicotómicos. Una tarea no está bien o mal, casi siempre está en esa gama de grises, ni las cosas van a estar nunca perfectas, ni tan mal como crees. Además, casi todo es subjetivo, ¿qué perfección estás siguiendo, la tuya? ¿la del otro?.

Este tipo de conductas llevan a un nivel alto de estrés en tu día a día que hace que no puedas disfrutar de tu cotidianeidad. El tratamiento de estos problemas no suele ser muy difícil, pero sí es importante trabajarlo, puesto que en ocasiones nos genera mucha ansiedad que puede ser evitada.

Si necesitas ayuda, en nuestro Centro en Fuengirola Vivae Psicólogos estamos encantadas de escucharte y ayudarte en este proceso.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×