Importancia de la comunicación entre padres e hijos

Comunicación familiar

Uno de los ejes fundamentales para consolidar una relación apropiada entre padres e hijos es la comunicación: un intercambio de sentimientos, ideas, opiniones, creencias y valores que irán forjando la personalidad de los hijos, junto con la experiencia y la relación con sus iguales. Establecer una comunicación familiar adecuada es importante porque influye en el desarrollo de los hijos como personas y mejora las relaciones familiares.

Consejos para una buena comunicación

Para evitar que esta comunicación sea negativa y no se convierta en una fuente de conflictos y enfrentamientos en la familia se pueden seguir una serie de consejos:

  • Todos los miembros de la familia tienen que estar predispuestos a establecer un diálogo. No se debe forzar una comunicación no deseada porque generará rechazo, un efecto contrario al deseado.
  • Además de establecer el momento adecuado, sería conveniente que hubiera una rutina. Un momento en el que tengamos la costumbre de establecer un diálogo familiar. Las primeras veces será forzado, pero con la práctica la comunicación familiar será más fluida.
  • Evitar otras distracciones. Es el momento de charlar, no de estar pendiente a la televisión,  móviles u otras tecnologías.
  • Es importante ser receptivo y saber escuchar a los hijos, no mostrar impaciencia ni hacer correcciones mientras que están expresando sus ideas. Además debemos evitar que el momento comunicativo se convierta en un interrogatorio aportando también nosotros nuestras opiniones.
  • Las emociones también se comunican. No solo puede establecerse un diálogo en torno a un tema que haya sucedido, también pueden y debe compartirse cómo nos sentimos nosotros.
  • No hay ningún tema que no se pueda tratar. Si no conocemos la respuesta  se dice con sinceridad e incluso se ofrece la alternativa de buscar la respuesta juntos. Los hijos no deben ver a los padres personas infalibles, sino como alguien a quien acudir. Esto generará mayor confianza en la relación entre padres e hijos.
  •  Si hay temas inapropiados o que no son adecuados a la edad madurativa del niño, se adapta el contenido a lo que esté acorde a su edad.
  • Ofrecer soluciones positivas a sus problemas, tratando de desligarnos del contexto emocional. Si se trata de nuestros hijos es muy difícil aportar una solución desligada de partidismo, porque al tratarse de nuestra familia los límites los vemos más confusos.
  • Evita dar lecciones o establecer sentencias inamovibles.
  • Cuidar la expresión y el tono, que no resulte agresivo y la comunicación no verbal.

La comunicación entre padres e hijos tiene múltiples beneficios: ayuda a los niños a desarrollar una autoestima fuerte, fomenta relaciones sociales y familiares positivas, y previene conflictos, por lo que es un aspecto de la educación  de los hijos que no debe descuidarse.

3 Comments

  • Hola soy Amelia, gracias por compartir estos consejos, me a parecido muy buenos. Pero tengo una pregunta si me la pudiese contestar???
    Cuando hay diferencias de opinión entre lo que se debería de hacer ( en este caso los hijos ), se debe de hacer valer tu autoridad como padres ???

    Reply
    • Habrá muchas veces en la que tu opinión y la de tu hijo sea diferente, hay que llegar a un acuerdo. Muchas veces cuando hablamos desde nuestro sentimientos haciendo ver en que repercute su conducta, se dan cuenta y tienden a cambiar.
      Como padres hay que poner limites, los cuales los hijos no deben de traspasar, si los traspasan habrá consecuencias, claro está una cosa es intentar abordar una relación buena y positiva y otra no poner ningún limite.

      Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×