La autocompasión: ¿cómo te tratas tú?

la autocompasión

¿Cómo reaccionas cuando haces algo mal, cuando fallas? Cuando algo no sale como esperas, ¿te torturas? ¿te machacas? ¿qué piensas de ti mismo?

La autocompasión entendida como una capacidad que se puede entrenar para mejorar nuestro bienestar ya es una realidad. Nos va a prevenir de muchos males psicológicos, como padecer depresión o ansiedad.

¿Cómo actuamos con nosotros mismos si no tenemos autocompasión?

Hay personas que pueden ser muy crueles con los otros, pero las personas poco autocompasivas son crueles con ellos mismos. Se tratan mal, se hablan mal y no se escuchan correctamente cuando sucede algo malo, o cuando fallan. Hay tres formas de ser poco autocompasivo:

  • Las personas poco autocompasivas suelen fusionarse con sus emociones, esto significa que se identifican en sobremedida con ellas, las amplifican, magnifican y las generalizan, acabando por encontrarse en un estado apático.
  • No escuchamos lo que sentimos, lo negamos y lo evitamos. Todo lo contrario de lo anterior.
  • Nos presionamos en exceso y culpamos por no haber hecho mejor las cosas, siendo crueles y duros con nosotros mismos y nuestros comportamientos.
  • Nos hacemos más daño del que podríamos hacer a los demás.

Somos más compasivos que autocompasivos, por lo general. Se nos enseña a que hay que “ser buenas personas” y eso es incompatible con querernos a nosotros mismos. La modestia como forma de vida, llegando a extremos insanos. No es incompatible querernos con no ser egoístas, no es incompatible querernos con querer a los demás. Pero parece que sí.

¿Qué actitudes tenemos que entrenar para practicar la autocompasión?

El Mindful Self-Compassion (MSC) es un programa de entrenamiento de ocho semanas para ayudarnos a adquirir este hábito autocompasivo y aprender a dejar de maltratarnos a nosotros mismos.

Bondad con uno mismo

Se trata de tener muy presente que somos humanos, y como tal, somos seres imperfectos y erramos, somos vulnerables, tenemos limitaciones y nos equivocamos. Es dejar de luchar contra una realidad utópica, una perfección autoimpuesta en cuanto a nuestra autoexigencia y perfeccionismo.

Humanidad compartida

No sentirnos únicos en este dolor y frustración. Entender que todos podemos experimentar experiencias desagradables y llegar a la conclusión de que la gran mayoría de las cosas en la vida escapan de nuestro control.

Mindfulness

Practicar la atención plena para observar nuestras emociones sin juicios, aceptar todo aquello que acontece en nosotros. Escucharlo, pero sin apegarme a esas emociones, sin sobreindentificarnos.

¿Algún ejercicio para practicar la autocompasión?

  • Cuando estés tranquilo o tranquila, visualiza en tu mente una experiencia desagradable. También puedes hacerlo pensando en un momento desagradable actual mientras te encuentres inquieto o estresado.
  • Con calma, presta atención y observa los pensamientos y emociones que aparecen, déjalos fluir.
  • Hazte la pregunta de si estás respondiéndote a ti mismo de la misma forma en la que le responderías a un amigo.
  • Si la respuesta a la pregunta anterior es no, imagina a tu amigo en esa situación, piensa lo que le dirías, y lo que harías por tu amigo.
  • Repite esas palabras para ti.

Lo más complicado a la hora de practicar autocompasión es encontrar el momento para hacerlo. Merece la pena gastar unos minutos de tu día en entrenar esto, ya que nos puede servir mucho para los momentos más desagradables o difíciles de nuestra vida.

Si te ha gustado el post, comparte. Si necesitas más ayuda o quieres información, no dudes en contactar con nosotras. ¡Gracias!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×