Crisis económica provocada por el covid y su manejo emocional

Crisis económica provocada por el covid

El coronavirus ha supuesto un antes y un después en nuestras vidas. Ya no sólo a título sanitario, ya no sólo nos afecta por la ansiedad al contagio, sino que el covid ha provocado un desequilibrio muy grande a nivel económico. Desde donde diversos sectores, sobre todo los más aplastados por este virus, se han visto en la obligación de cerrar sus negocios o reinventarse. El manejo emocional de la crisis económica provocada por el covid se convierte en un punto primordial para sobrevivir a esta etapa.

La crisis económica provocada por el covid

Estamos inmersos en un momento crítico a nivel histórico, y las consecuencias son infinitas, no sólo a corto plazo, sino a un largo plazo también.

El parón de la actividad económica en estos dos confinamientos ha hecho mella. La única forma de evitar la propagación del virus a día de hoy son los aislamientos y reducir el contacto entre personas. Así, ha surgido el teletrabajo, los ERTES y por desgracia, la destrucción de muchos puestos de trabajo.

El manejo emocional de esta crisis económica provocada por el covid es algo de extrema importancia. Sobre todo, el cómo nosotros, a título personal, aprendemos a enfrentarnos a esta incertidumbre. Cómo nos enfrentamos a esta época de cambios sin que esto afecte de una forma excesiva a nuestra calidad de vida y bienestar personal. 

¿De qué forma nos afecta esta crisis económica a nivel emocional?

Sobre todo, está incrementando la tasa de desempleo. Eso conlleva también mayor desesperanza con respecto al futuro, mermando nuestra sensación de capacidad para cambiar nuestra situación. El número de personas con depresión y ansiedad aumenta. Y es que no es de extrañar, dejamos de hacer aquello que nos daba vida. Perdemos nuestros trabajos, no vemos a nuestros seres queridos tanto como querríamos, la incertidumbre nos ciega…

¿Cómo manejar emocionalmente la crisis económica?

Es cierto que parte de la ansiedad que tenemos es algo natural. Entender que podemos tener cierto estado de alerta. Y que es lo lógico, ya que tenemos preocupación por una situación del presente o futuro que vemos como difícil.

Las oportunidades de encontrar soluciones a los problemas que tenemos disminuyen, por la reducción del contacto social, etc.

En primer lugar, claro que podemos salir de aquí, de esta situación. A título personal sentimos y percibimos que tenemos poco margen de actuación, porque cambiar de vida, de trabajo o de oficio es súper complicado, ¡claro que lo es! Pero eso no significa que sea imposible.

La clave está siempre en “quien más capacidad de adaptación tiene, mayores probabilidades tendrá de salir de esta”. Esta crisis es un buen momento, una buena oportunidad para que empieces a cambiar, a probar, a reinventarte. Cada uno de nosotros tiene la capacidad suficiente para ponerse en marcha y tratar de buscar soluciones, como ponerse a buscar un nuevo trabajo, emprender en un ámbito donde ahora existen muchas oportunidades de negocio.

Para muchos, esto supone un facilitador. Mucha gente estaba en situaciones difíciles, donde sentía que no era capaz de dar el paso para salir de ahí. A veces la rutina, la zona de confort y la comodidad hace que la gente no salga de ese bucle, o de ese trabajo que no le hace feliz. El covid, para bien o para mal, a muchos les ha empujado a dar este paso sin que les quede otro remedio. Esta crisis al final, nos está abriendo los ojos.

¡Puede ser un buen momento para plantearse cambiar de ámbito de trabajo!

Y no hablo sólo de buscar trabajo. Cierto es que hay menos oportunidades laborales derivado de la crisis económica provocada por el covid. Pero también sabemos que, aunque esto vaya a durar un tiempo, en algún momento se acabará. Y hasta entonces, si me lo puedo permitir, puedo tratar de formarme mientras tanto. Estudiar aquellos idiomas que llevo postergando tanto tiempo, hacer esas oposiciones que nunca me decidí a hacer. Estudiar una carrera nueva que tuviste en mente, algún oficio particular que creas que pueda tener después oportunidades laborales, etc.

Otro de los puntos importantes también a trabajar para el buen manejo emocional de la crisis económica, es el hecho de tratar de mantener nuestras actividades en la medida de lo posible. Es cierto que ahora no podemos salir del municipio, y que tenemos que tratar de tener contactos burbuja. ¡Aprovecha a visitar esos pequeños negocios escondidos por las calles de tu barrio con tu familia!, queda con viejos amigos, apúntate a alguna actividad permitida que ofrezca el ayuntamiento de tu municipio. Pon en marcha actividades en solitario que llevas postergando tiempo, haz deporte, come sano, interésate por actividades nuevas…

Sentimos que, como ya no podemos hacer lo que hacíamos antes, no podemos hacer nada. Y como no estamos acostumbrados a movernos con pocos recursos, tendemos a bloquearnos y quedarnos en casa, sin hacer absolutamente nada.

Proponte una lista de actividades, poco a poco, que podrías empezar a hacer. Aunque sean muy básicas, y empieza por la que te sea más fácil o sea más probable que lleves a cabo.

Recuerda pedir ayuda con profesionales si lo necesitas. La psicología es una actividad esencial y ellos pueden ayudarte a enfrentar situaciones que tú sólo no puedas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×