La adicción de los móviles en menores

La adicción de móviles en menores

Los niños y adolescentes componen un sector muy sensible a la influencia de las nuevas tecnologías, especialmente al móvil, sobre todo por el atractivo de las redes sociales, en una etapa en las que es muy importante sentirse parte de su grupo de iguales.

El uso generalizado de móviles ha aumentado la adicción de los móviles en menores. El móvil no es nocivo por sí mismo, pero el abuso del tiempo de uso del aparato genera adicción en más de la mitad de ellos, produciendo efectos muy perniciosos.

La adicción de los móviles se detecta cada vez en edades más tempranas, por lo que los padres deben ayudar a sus hijos a controlar el uso adecuado de este aparato. A veces el problema está en que no sabemos decir no, y dotamos a los niños y adolescentes de herramientas inapropiadas para su edad. Saber decir que NO también es saber educar a los hijos.

Los efectos negativos se convierten en la práctica en aliados de los padres para detectar la adicción al móvil en los hijos a través de sus síntomas:

Consecuencias de la adicción al móvil

Cada día aumenta el número de menores con adicción a los móviles y son muchas las consecuencias perjudiciales de esa patología, como pueden son:

  • Perjudica a las neuronas en desarrollo, afecta al comportamiento y a la salud
  • Disminuye la actividad física, con lo que se favorece la obesidad.
  • Aumenta la falta de concentración y atención, influye negativamente en el rendimiento escolar.
  • Problemas de irritabilidad, ansiedad, nerviosismo, insomnio.
  • Fomenta la impulsividad y la agresividad.
  • Frena la capacidad de expresión verbal, la imaginación, los juegos espontáneos.
  • Falsa percepción de los vínculos familiares e interpersonales.
  • Problemas de seguridad y privacidad.

Consejos para combatir la adicción al móvil:

Muchos padres tienen dificultades para gestionar el “enganche” que sus hijos tienen con el móvil y con otros dispositivos: Tablet, videojuego, ordenador… Proponemos unas pautas de actuación:

Normas claras de uso. Establecer desde el primer momento el tiempo y maneras en que se va a usar el móvil. Hay que confiar en los hijos, pero hay que vigilar aspectos para los que no tienen madurez suficiente. Los padres deben conocer las claves de acceso al móvil y a las redes sociales y vigilar los perfiles del niño o adolescente, así como de las personas que quieren interactuar con él en redes sociales

Cercanía. Deben usarlo cerca de un adulto, que estará atento a señales de nerviosismo, irritación, enfado o frustración que esté provocando en el niño el uso del móvil.

Control de riesgos. En algunos casos, podemos aprovechar los recursos de los propios móviles para que nos ayuden en la tarea de que los puedan usar sin riesgos.

La estrategia de poner normas para todo es incompleta, difícil y a veces ineficaz, por lo que se debe aplicar otros planes de actuación para la desintoxicación tecnológica:

Dar ejemplo. Es muy importante predicar con el ejemplo y que los padres dejen los móviles aparte cuando se está en familia.

Charlar con el niño o adolescente sobre los problemas que ha generado el manejo del móvil.

Enseñarles a pensar y a que sean críticos con ellos mismos. Deben aprender a ser responsables de sus actos. Ayuda mucho educar en inteligencia emocional.

Poner freno a las conexiones. Dejar de utilizar el móvil cuando aparezcan señales de alarma.

El empeño de los padres en educar a sus hijos siempre da frutos. Si necesitas ayuda ponte en contacto con nuestra profesional de la psicología infantil y ella os ayudará y os acompañará en el proceso del cambio.

3 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×