La fobia simple o específica en niños y niñas

fobia simple específica niños niñas

Acabamos con este artículo con el grupo de diagnósticos llamados trastornos de la ansiedad en niños y niñas. Hemos visto desde el trastorno de ansiedad generalizada, pasando por la agorafobia, trastorno de pánico, mutismo selectivo, y también dos tipos de trastornos que he tenido presente en mi consulta últimamente en repetidas ocasiones, como el trastorno de ansiedad social y el trastorno de ansiedad por separación. Veremos este último pero no menos importante llamado la fobia simple o específica en niños y niñas.



Qué es la fobia simple o específica

La fobia simple, también llamada fobia específica, puede involucrar objetos o situaciones, como espacios cerrados, insectos, altura, oscuridad, ascensores, puentes, animales, volar, etc. Una fobia simple se diferencia de la agorafobia en que la ansiedad se concentra en un objeto o situación externo específico y solo aparece al enfrentarse a ese objeto o situación (de forma imaginaria o real).

Las fobias simples son comunes y generalmente no causan problemas importantes en la vida diaria porque a menudo se evitan tanto como sea posible. La fobia solo se convierte en un problema cuando el objeto o la situación de preocupación no se puede evitar fácilmente y está relacionado con la vida personal o laboral del individuo.

Por lo tanto, la fobia simple o específica en niños y niñas entra en el grupo de diagnósticos llamados trastornos de ansiedad. Los trastornos de ansiedad son un grupo de afecciones psiquiátricas que incluyen:



Posibilidades frecuentes en la adquisición de la fobia

Al desarrollar un trastorno de ansiedad, es necesario considerar los factores internos de personalidad y carácter así como los factores externos relacionados con eventos traumáticos, estilo educativo, ambiente familiar, etc., porque los dos se influyen mutuamente.

Condicionamiento Clásico. Cuando la persona vive una experiencia desagradable, por ejemplo, desarrollar una fobia a volar al tener un aterrizaje de emergencia, en la que el avión se convierte en un estímulo condicionado para la respuesta de ansiedad.

Aprendizaje cognitivo. Por medio de la información recibida, que puede venir de diferentes fuentes, sobre todo las que el individuo considere más relevantes. Por ejemplo, puede darse el caso de haber escuchado historias sobre los peligros del mar, haber visto películas sobre naufragios o haber leído una noticia sobre personas que se ahogan y desarrollar un miedo intenso al agua que puede desembocar en fobia.

Modelado. Cuando una persona significativa ( sobre todo en relaciones paterno-filiales) tiene miedo intenso hacia alguna situación u objeto, el individuo puede desarrollar una fobia por aprendizaje. Al igual que puede darse si se está presente durante una experiencia traumática o dolorosa que viva alguien cercano.



Componentes de las fobias

Normalmente se debe distinguir entre dos componentes de las fobias: La ansiedad fóbica y la evitación fóbica.

  • Ansiedad fóbica: nos referimos a la aparición de una situación de miedo, la imaginación o existencia real de objetos o personas, y a través de diversos síntomas físicos (como taquicardia, dificultad para respirar, sudoración, inseguridad cognitiva o conciencia. ) y síntomas motores como la paralización.
  • La evitación: se refiere a la tendencia a evitar el contacto con los estímulos fóbicos. Debido a la ansiedad, las personas tienden a recopilar la mayor cantidad de información posible sobre la situación relacionada con el estímulo para evitar considerar situaciones peligrosas o amenazantes tanto como sea posible. Al escapar de una situación que produce ansiedad, este comportamiento se refuerza proporcionando un alivio inmediato. Por tanto, a medida que pasa el tiempo, se mantiene la tendencia de evitación, y luego aumenta la ansiedad de la fobia.


Tipos de Fobia

Los estímulos que pueden provocar reacciones fóbicas son prácticamente ilimitados y de toda índole, como fobia a la oscuridad,  la sangre, el viento, la conducción, etc. Siguiendo la clasificación DSM-IV podemos distinguir cinco categorías:

  • Tipo situacional. Se refieren a aquellas situaciones que comparten condiciones comunes como por ejemplo los lugares cerrados como ascensores, aviones, transporte público, etc.
  • Tipo Ambiental. Al igual que las anteriores, suele tener su comienzo en la infancia y se refiere a los acontecimientos relacionados con la naturaleza y los fenómenos naturales como huracanes, aguas profundas, viento, etc.
  • Tipo Animal. Hace referencia a distintos tipos de animales, que incluyen desde insectos (cucarachas, arañas, etc) hasta mamíferos (perros, gatos, etc.) pasando por aves y, por supuesto, reptiles, siendo la fobia a las serpientes de las más comunes. Este tipo de fobia suele aparecer en la infancia.
  • Tipo situacional. Se refieren a aquellas situaciones que comparten condiciones comunes como por ejemplo los lugares cerrados como ascensores, aviones, transporte público, etc.
  • Otros tipos. Se incluyen en este grupo aquellas situaciones que puedan llevar a padecer alguna enfermedad, a sufrir atragantamiento o inducir al vómito. Además, también pueden aparecer miedos de sujeción, a perder los automatismos, a los ruidos fuertes, etc.


La fobia simple o específica en niños y niñas

La gravedad de las fobias específicas puede variar de leve a muy grave. En casos severos, fobias específicas pueden causar serios problemas en las escuelas y actividades recreativas. Por ejemplo, los niños con fobias pueden tener dificultades para viajar por vacaciones familiares. En casos severos, el niño puede insistir en que la familia cancele el plan de viaje, o puede que no lo lleven y lo dejen estar con otras personas.

Las fobias específicas parecen caracterizarse por anomalías en ciertas áreas del cerebro, especialmente anomalías relacionadas con la producción emocional (como la amígdala y la ínsula), que se cree que causan síntomas. Además, se cree que evitar objetos o situaciones de miedo ayuda a prolongar la fobia.

La fobia a la aguja, por ejemplo, suele manifestarse como una respuesta vasovagal excesiva a la causa del miedo, lo que provoca mareos, náuseas, sofocos o frío, alteraciones visuales y / o pérdida del conocimiento (síncope vasovagal). Las fobias específicas, especialmente las fobias a lesiones, agujas o sangre, pueden tener componentes genéticos, aunque la predisposición genética no significa necesariamente que la persona desarrollará una fobia específica.


Ansiedad en niños

La ansiedad es una emoción básica que surge en situaciones de estrés, ante lo que estamos interpretando como un peligro o amenaza. Durante el desarrollo de los niños es normal que sientan ansiedad antes situaciones cotidianas: cambio de etapa en el colegio, miedo a la oscuridad, etc. Este tipo de ansiedad es normal y de corta duración.
Sin embargo nos podemos encontrar de niños que sufren ansiedad de manera más seria. Es la ansiedad patológica que necesita de atención por parte de los adultos e incluso necesita la intervención de un experto en psicología infantil.




Diagnóstico

Los trastornos de ansiedad en niños o niñas que hemos estado describiendo en los diferentes artículos de este blog generalmente solo pueden ser diagnosticados por un psicólogo infantil u otro especialista en salud mental calificado después de un examen psiquiátrico completo.

Si los familiares o profesores descubren que un niño o niña tiene síntomas de ansiedad graves, pueden buscar ayuda mediante una evaluación y tratamiento tempranos. El tratamiento temprano puede prevenir problemas en el futuro.

Nuestro Centro de Psicología Vivae Psicólogos en Fuengirola dispone de una especialista en Neuropsicología infantil y educativa que estará a vuestra disposición para cualquier consulta que le queráis hacer en comentarios o por teléfono.


Últimas entradas

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×