Pensamientos negativos o miedos más comunes en el embarazo

Siempre parece traer felicidad, lo cierto es que algunas mujeres pueden ver el embarazo como algo negativo e incluso encontrarse inmersas en su vida, y durante este período es difícil que se consideren positivas. Luego, veamos cómo enfrentarse a los pensamientos negativos o miedos más comunes del embarazo.



Pensamientos negativos o miedos

Pensamientos negativos miedos comunes embarazo

Es lógico, normal e incluso frecuente tener miedo de todas las cosas incontrolables del embarazo. Sales de la primera , segunda, cualquier cita con el médico y dices «Todo está bien, me dijo que no tendré ningún problema». Siempre habrá una próxima prueba importante», Son sentimientos contrapuestos que van surgiendo, a la misma vez felicidad y las preocupaciones, pensamientos negativos y miedos comunes del embarazo.

Cada situación de embarazo es individual y única, por lo que cada mujer puede pensar en ella como una alegría, lo que está esperando o, en algunos casos, la mujer está perdida por esta situación. Y con pensamientos negativos y sentimientos complejos. No estamos aquí para juzgar, estamos aquí para ayudar, por lo que si está embarazada y continúa siendo negativa, puede ser el momento de comenzar a revertir estos pensamientos. A continuación veremos los miedos más comunes que surgen en el embarazo y después algún consejo sobre los desafíos psicológicos que te encontrarás.



Miedo al parto

Este es uno de los pensamientos negativos o miedos más comunes del embarazo y admite que hay muchos cambios. En particular, creo que el mayor miedo es el desconocimiento de la madre y el bebé (si somos la primera vez) y el miedo a las dificultades o problemas que puedan surgir durante el parto.

Este es probablemente el miedo más común y creo que es innato. Además, el parto es un punto de inflexión, y todo lo demás que ha sucedido desde entonces cambiará, por lo que este es un momento en el que la expectativa es igual al miedo.

El mejor consejo que puedo darte, y es el que le doy a todas mis pacientes, es confianza. Tenga confianza en usted,en su bebé y por supuesto confía en tu matrona, en tu ginecóloga. Hemos estado dando a luz durante miles de años. Todos los mamíferos están dando a luz. Esto es parte de nuestra naturaleza, y nuestros cuerpos saben cómo dar a luz … aunque todavía no lo sabemos. La confianza es la clave.



Miedo al dolor

Siempre que vamos a experimentar un dolor es normal que surjan miedos. Nunca hemos experimentado el dolor de las contracciones, entonces podemos esperar este momento con gran temor. ¿Dolerá mucho? ¿Puedo soportar el dolor? Por lo general, te llegará opiniones de muchas personas, algunas hasta contradictorias. Las que tienen calambres severos o la hermana de tu amiga, «este es el dolor más fuerte que ha sentido en su vida». Por lo que, nunca debes dejarte llevar por las experiencias de las demás, ya que pueden ser otro motivo de preocupación o miedo que no vaya surgiendo el parto igual que te lo habían contado.

El dolor es muy subjetivo. Para una persona, puede ser muy doloroso, pero para otra, puede que no sea tan doloroso. Además de nuestros diferentes umbrales de dolor, todos enfrentan, viven y experimentan el dolor de manera diferente. Como en su caso, es seguro que si afrontamos este proceso con la máxima estabilidad y seguridad, procederemos de una forma más positiva.



Miedo hacerlo mal

Este miedo también es común. Hemos visto y escuchado muchas historias sobre el parto, y la película típica, refleja que la mujer estaba llorando por gritar de dolor, e incluso le grita a sus seres querido, familiar o a la pareja. Puede que en ese momento suceda todo eso pero, no pasará nada. Si quieres gritar, grita, si quieres llorar, llora, si quieres tomarla con tu pareja, pues la tomas con él. Pero lo importante, es que escuche a su cuerpo y se deje llevar.

Es normal, que pienses, ¿Sabré parir? ¿Lo haré bien? Mi consejo es igual que el miedo al parto, llevamos haciendo, parir, miles de años, y el cuerpo humano está preparado para ello.


El embarazo: Trastornos psicológicos posibles.

Es obvio que el embarazo conlleva una serie de cambios a todos los niveles en el cuerpo de una mujer. Existen los cambios hormonales y biológicos (físicos). Todos esos cambios parecen «normales» que se produzcan en la gestación. Pero existen otro tipo de cambios, que aparentemente no deberían ser normales. Estamos hablando de trastornos psicológicos, y quizás puedan aparecer a consecuencia de esos cambios normales, o quizás no. Daremos respuesta a continuación y clasificaremos los trastornos psicológicos más comunes en el embarazo.




Miedo al ANTES

Estamos hablando de miedos durante el parto, pero qué ocurre con los miedos que surgirán, y vaya si surgirán, mientras transcurre el embarazo. No te voy a mentir, no podemos controlar todo en nuestra vida, pero aparte de las situaciones incontrolables e imprevistas, lo importante es hacer un día a día para disminuir el riesgo de que haya algún problema.

Por ejemplo, hacer las visitas al ginecólogo cada vez que le toque y las pruebas que soliciten: analíticas, ecografías, cribaje de diabetes gestacional, cribaje para el S. agalactiae, administrar las vacunas recomendadas, etc.

En segundo lugar, una dieta adecuada, ejercicio ligero (si no está contraindicado), lograr un aumento de peso adecuado o tener en cuenta las señales de advertencia son otros factores muy importantes a considerar.



Miedo al DESPUÉS

Al igual que existe miedo antes y durante el embarazo, surgirá también en el postparto. Este miedo incluye no solo el exceso de emociones (y hormonas) que tendremos que vivir, sino también el cansancio y el hecho de vivir nuevos roles y nuevas situaciones. Además, también se refiere a la parte física del postparto: cicatrización adecuada de la herida, todo está «en su lugar» después del parto, sin complicaciones, etc.

En cuanto al aspecto emocional, este es un período muy estresante. Sí, es muy difícil, muy difícil, pero este es un proceso de aprendizaje maravilloso y te prometo que cuando te das cuenta, todo ha pasado y eres tu quién da los consejos. En cualquier caso, no olvide que debe considerar algunas señales de advertencia, algunas de las cuales son discusiones sobre la depresión posparto.

Ser valientes no consiste en no tener miedo, sino en sentirlo y aún así seguir adelante!

Nuria Artacho

Ya vistos los pensamientos negativos y miedos más comunes del embarazo y veamos algún consejo sobre los desafíos psicológicos que te encontrarás.



Consejos

En esta etapa del embarazo y parto, y la siguiente etapa la maternidad , experimentarás algunos de los cambios más significativos a todos los niveles: cambios en los planes físicos, emocionales, sociales, económicos, laborales, de pareja y de vida. Para los que siempre ofrezco unos consejos, como MADRE y Psicóloga.

  • El embarazo en sí y las emociones posparto son una montaña rusa hormonal alta. Nada volverá a ser igual que antes. Además, evita compararte con los que te rodean, ya que estas personas se recuperaron rápidamente y se adaptaron al embarazo y la llegada del bebé. Es posible que tu madre, tu mejor amiga o tu hermana quieran decirte cómo afrontar la situación, pero recuerda saber quién eres y cómo afrontar los cambios para que puedas organizar una nueva rutina.
  • Ser madre es un gran cambio en la vida. Esto se aplica tanto a las nuevas madres como a las madres experimentadas. Algunas mujeres pueden adaptarse fácilmente a la nueva realidad, mientras que otras han atravesado un proceso más largo y complejo. Depende no solo de ella, sino también de la cultura familiar, su salud y el apoyo que recibe. Comprenda que este es un cambio importante y asuma que todo pasará, y en algún momento definitivamente se dará cuenta de que no hay necesidad de preocuparse demasiado.
  • Por ejemplo, algunas madres sufren depresión posparto, mientras que otras tardan más en llevarse bien con sus bebés. En este caso, las mujeres que han vivido esta situación suelen sentirse culpables porque no sienten nada por sus hijos, por lo que debes recordar que el amor es una elección diaria, y los hijos que tendrás o habrás tenido necesitarán amor. Amar es levantarse para alimentar incluso a un bebé cansado, cambiar otro pañal cuando sea necesario, llevar un pañal en cualquier momento y lugar, y darse cuenta de que la experiencia de tener un bebé es única e inigualable.

Últimas entradas

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×